Entrevista a Àlex Artero, codirector de Artero, empresa centenaria y líder en su sector

Entrevista a Àlex Artero, codirector de Artero, empresa centenaria y líder en su sector

“Unas tijeras de peluquería tienen que cortar como una navaja de afeitar” 

“En España la peluquería canina es una profesión muy desarrollada en un mercado bastante maduro”

La historia de Artero constituye el ejemplo de una empresa familiar capaz de transformarse y adaptarse a los tiempos para cubrir las necesidades de sus clientes. Especialistas en productos para peluquería, peluquería canina y artículos para cocina, Artero dispone del mayor surtido de productos para cada sector, caracterizándose tanto por la calidad como por su alta capacidad de innovación. De su laboratorio de I+D+i surgen periódicamente artículos pioneros que consolidan el liderazgo de esta firma que, el pasado año, sorprendió al mercado con el lanzamiento de la primera plancha de cabello sin cables.

Esta firma centenaria halla su origen en el corazón de Cataluña, en Manresa, donde a principios del siglo XX la familia Artero iniciaba una actividad orientada al esquilado de ganado. Con el paso de las décadas, la compañía ha evolucionado y ha diversificado su oferta de servicios.

En la actualidad, Àlex y Eduard Artero (cuarta generación de la empresa) pilotan esta organización que se ha erigido en líder mundial en lo que a utillaje para la peluquería canina se refiere. Àlex Artero, codirector de la compañía, aceptó la invitación de Los Desayunos de Casa Alfonso y el 27 de septiembre se sentó a la mesa del restaurante barcelonés para descubrirnos una sorprendente área de negocio.

-Poco podían imaginar sus bisabuelos que situarían el nombre de Artero como líder mundial en una actividad como la peluquería canina.

-Seguro, pues nuestros bisabuelos eran gente humilde, que trabajaban muy duro en el esquilado de grandes animales; ovejas y caballos, básicamente. En cambio, la peluquería canina era, por aquel entonces, un concepto totalmente desconocido.

-Porque Artero arranca en 1909.

-Así es; en Manresa. Años más tarde, ya a mediados de siglo, nuestra familia se trasladaría a Barcelona, concretamente a la calle Llibreteria, donde abrió una pequeña tienda. Fue ahí donde Artero empezó a hacerse un nombre en el sector de la cuchillería, suministrando herramientas para el cuidado del ganado. El negocio fue ampliándose, incorporando el servicio de afilado, lo cual propició que nuestro abuelo empezara a trabajar con barberos. Con toda esa experiencia acumulada, conociendo las necesidades de los barberos, fue como Artero se convirtió en proveedor de utillaje para los profesionales de la peluquería.

-De la peluquería convencional.

-Sí. Posteriormente, con la aparición de las tiendas de animales, surgen nuevas necesidades, como son las relativas al cuidado e higiene del perro. Fue entonces cuando el negocio se diversificó con la peluquería canina, que se ha convertido en la principal línea de negocio de Artero.

Premio PYME de “Expansión” por la internacionalización de la compañía

-Y que es la que ha permitido expandir Artero a nivel internacional.

-Actualmente estamos presentes en más de medio centenar de países, si contabilizamos la actividad peluquera canina y la humana. De hecho, recientemente hemos obtenido uno de los Premio PYME que otorga el diario económico “Expansión” por nuestro proceso de internacionalización. Y es que este proceso ha sido muy rápido, pues en apenas 5 años hemos pasado de estar centrados exclusivamente en el mercado nacional a proyectarnos en el exterior.

-¿Cuáles son los principales destinos de las exportaciones de Artero?

-En lo que respecta a peluquería humana, Italia es probablemente nuestro principal mercado en el exterior. Pero donde somos una referencia internacional, que es en la peluquería canina, Rusia se erige en el primer destino exportador. Aun así, podemos asegurar que tenemos una fuerte presencia en todo el continente europeo.

-¿Qué ha permitido a Artero convertirse en referencia internacional en peluquería canina?

-Al margen de la excelente calidad de nuestros productos, el hecho de suministrar todo el abanico de artículos para esta actividad (en cuanto a higiene, cosmética, mobiliario, utillaje…) nos ha convertido en el partner completo para los profesionales del sector. En peluquería humana, nuestros artículos también cuentan con un gran reconocimiento profesional, pero al limitarnos exclusivamente al utillaje no gozamos de la misma condición.

-Esa condición de referente mundial en peluquería canina, ¿es un reflejo de lo que esta actividad representa en España?

-No. Existen otros países donde se presta mayor atención a la peluquería para mascotas. Estados Unidos, Gran Bretaña o Francia son países donde esta actividad presenta mayor desarrollo que aquí. Asimismo, este fenómeno es más popular en las áreas urbanas que en las rurales, donde los animales siguen siendo considerados como fuerza de trabajo. Aun así, en España esta disciplina está muy desarrollada y goza de bastante madurez. Y contamos con grandes profesionales en este terreno.

Involucrados con el Campeonato Mundial de Peluquería Canina

-Artero se ha involucrado plenamente en el Campeonato Mundial de Peluquería Canina.

-Sí. En octubre, coincidiendo con el salón Iberzoo, se celebra en Barcelona este prestigioso evento bianual. Este año hemos conseguido cifras récord en cuanto a participación, con 17 países en el Campeonato Mundial por equipos y 180 ejemplares en el Campeonato Artero, que organizamos nosotros mismos.

-¿Qué es lo que se valora en el certamen?

-Se valora estrictamente la labor del peluquero, no la belleza del perro. El profesional dispone de un tiempo determinado para realzar las virtudes del ejemplar frente a los estándares de la raza en cuestión; a la vez que disimular sus posibles defectos. Insisto que siempre teniendo en cuenta los estándares de cada raza, pues existe una categoría por cada una de ellas.

-¿Cuál es la dotación en premios?

-Lo más importante no es el aspecto crematístico del premio, sino el prestigio que supone el haber conseguido el galardón que te acredita como buen profesional. Y ahí tenemos mucha confianza en nuestro propio equipo, el Artero Creative Team, que es muy competitivo y que se erige en uno de los favoritos. Por otra parte, el certamen también contempla un ganador absoluto, el “Best In Show”; un reconocimiento que, a nivel profesional, otorga al vencedor una gran repercusión.

-¿Existen muchos certámenes de estas características?

-De este calibre, en torno a una decena: En Francia, Italia, Estados Unidos, Bélgica…

-¿Se ha resentido esta actividad, con el actual contexto económico?

-Pese al entorno adverso, el sector ha continuado desarrollándose y creciendo. Bien es verdad que la actual situación económica ha provocado cierta ralentización de la actividad. En el caso de Artero, por ejemplo, si hace 5 años veníamos registrando crecimientos de entre el 20 y el 25%, ahora los aumentos son muy ligeros; y proceden básicamente de la exportación. El número de unidades vendidas sigue creciendo, pero el volumen no lo hace al mismo ritmo porque la crisis ha provocado que los modelos de alta gama no hallen tanta demanda como años atrás.

“Los peluqueros son unos profesionales muy exigentes con su utillaje”

-¿Dónde fabrica Artero?

-Históricamente, Alemania había venido siendo el proveedor habitual de acero de gran calidad. Pero en estos momentos es Japón quien goza de mayor prestigio en cuanto a la dureza, a la resistencia, a la suavidad o a la capacidad de corte de su acero. Tenga en cuenta que los peluqueros son unos profesionales muy exigentes con su utillaje. Son muy celosos con su trabajo, pues buscan la excelencia en su labor. Y, para ellos, unas tijeras tienen que cortar como una navaja de afeitar. Valoran extremadamente la calidad, de ahí que procuremos satisfacer sus expectativas y brindarles los mejores artículos para que puedan desarrollar su cometido de manera adecuada.

-Eso significa gran inversión en I+D+i…

-No llega a imaginar hasta qué punto, pues el utillaje de peluquería incorpora gran tecnología: desde recubrimiento de titanio a aleaciones de cobalto, pasando por cojinetes de bolas en su eje… reitero que los profesionales de la peluquería son muy exigentes y que valoran la tecnología e innovación.

La primera plancha de cabello sin cables

-También el consumidor final se beneficia de la tecnología desarrollada por Artero.

-Así es. El año pasado, por ejemplo, lanzamos la primera plancha de cabello sin cables. Es una plancha doméstica con la que fuimos capaces de resolver algo tan complejo como proporcionar calor con una batería. Funcionó bastante bien como regalo en la anterior campaña de Reyes, pese a que se trata de un producto de alto precio debido al alto componente tecnológico que entraña.

-Sus bisabuelos estarían entre sorprendidos y satisfechos al ver cómo han sido capaces de evolucionar su incipiente negocio.

-Creo que sí. Supongo que estarían orgullosos; tanto ellos como nuestros abuelos, que durante la época de postguerra tuvieron que superar situaciones dramáticas. Fíjese que llegaron a desarrollar su actividad, afilando herramientas, recurriendo al trueque.

-¿Al trueque?

-Sí: mis abuelos afilaban las herramientas a los payeses a cambio de los productos que éstos les proporcionaban. Eran otros tiempos.

-¡Vaya…! La cuestión es que Artero consiguió continuar la actividad. Y ya van 4 generaciones. ¿Habrá quinta generación?

-Ja, ja, ja. Hay quinta generación, aunque todavía es muy joven para saber si dará continuidad a la compañía. Esperamos saber transmitir a nuestros hijos ese espíritu de excelencia en el servicio y la calidad como las generaciones anteriores de Artero supieron hacer con nosotros. De hecho, puedo decir que, siendo niños, mi hermano y yo ya correteábamos por el taller. De pequeños ya compartíamos los éxitos y las preocupaciones de este negocio. Y todas esas experiencias imagino que obraron a favor del amor por esta actividad.

-¿Dónde se encontraba situado el taller?

-En la calle del Call, en Barcelona, donde ahora tenemos nuestra tienda de referencia.

-No obstante, su sede se halla en el Maresme.

-Exacto: en Vilassar de Dalt, donde disponemos de nuestras naves industriales. En la última década hemos experimentado un gran crecimiento y hemos ampliado considerablemente nuestro equipo.

Nueva laca canina y perfume para cachorros

-¿Con qué nos sorprenderá próximamente Artero?

-Nuestro laboratorio de Investigación, Desarrollo e Innovación está permanentemente dedicando esfuerzos a mejorar nuestros productos y a satisfacer las nuevas necesidades que van surgiendo en un sector tan dinámico como es el de la peluquería. Una de nuestras bazas es que, al margen de la calidad de los artículos que comercializamos, procuramos dotar a los mismos de un exquisito diseño; tanto en el propio artículo como en el packaging de presentación. Pero puedo adelantarle que, en el ámbito de la cosmética para perros, estamos trabajando en el desarrollo de una nueva laca, así como también en un tipo de creatina para la peluquería canina y en un perfume para cachorros. Buscamos aprovechar sinergias y aplicar el glamour de la peluquería humana a la canina, donde todavía queda mucha pedagogía por desarrollar y mucho camino por recorrer.

-¿Algún otro reto a resolver?

-En el terreno de la peluquería humana debemos esforzarnos en hallar productos de mayor rotación, pues los artículos que comercializamos tienen, en general, un largo ciclo de vida. Y nuestra fuerza de ventas requeriría de referencias que propiciaran esa mayor frecuencia de pedidos.

2017-04-20T21:32:19+00:00